La sandía y su proceso de cultivo

La sandía y su proceso de cultivo
9th abril, 2018

Aunque la sandía se consume muchísimo en verano, ya es posible encontrarla en algunos de nuestros supermercados o fruterías de confianza. Sin embargo, la cosecha de esta fruta, para ser exactos, no debería comenzar hasta el próximo mes de mayo. Hoy, en BeniPlast/BeniTex, os hablamos de ella y de su cultivo.

Las sandías, por lo general, comienzan a plantarse entre enero y febrero y, tal y como hemos dicho antes, se comienza a recoger a partir de mayo. No es recomendable hacerlo en macetas, sino que es preferible que se haga en un terreno preparado para ello puesto que las sandías, tras su plantación, desarrollan unas profundas raíces.

Para ello es necesario que los suelos en los que vayan a cultivarse las sandías sean altos y estén correctamente aireados; esto debe ser así para que puedan drenarse de forma adecuada y, en tiempos de lluvia, no se formen charcos. También hay que tener en cuenta que, como mínimo, las sandías deben recibir cinco horas de sol diariamente, por lo que es un cultivo más frecuente de climas cálidos.

Del mismo modo, también es una plantación que requiere de mucha agua, algo que va aumentado conforme van creciendo. Es por esto por lo que se recomienda que el sistema de riego sea el de goteo, algo que ayudará a que no aparezcan hongos. Tiempo después llegará el tiempo de recoger la siembra, algo que tendrá que hacerse cuando las hojas que salen del pedúnculo estén secas, una señal que indicará que la sandía ha terminado su proceso de madurez.

La sandía y su proceso de cultivo
¡Valora este post!